¡Precio rebajado! MSVL 05 V2.1 H1.1 Ver más grande

Deslimitador de presión de turbo V2.1

MSVL 05 V2.1 H1.1

Nuevo producto

Centralita electrónica HALLEY AUTOMOTIVE que permite subir la presión de admisión en motores gasolina y diesel sobrealimentados por turbocompresor y con control electrónico a cualquier valor sin que la ECU lo detecte, evitando de esta forma que el motor entre en modo degradado (limp mode).

Más detalles

78,00 € impuestos inc.

-20%

97,50 € impuestos inc.

Más

Centralita electrónica HALLEY AUTOMOTIVE que permite subir la presión de admisión en motores gasolina y diesel sobrealimentados por turbocompresor y con control electrónico a cualquier valor sin que la ECU lo detecte, evitando de esta forma que el motor entre en modo degradado (limp mode).

La mayoría de nuestros clientes utilizan el deslimitador de presion de turbo en motores diesel, controlados electrónicamente, con turbocompresor de geometría fija (TGF) o variable (TGV) funcionando en modo pilotado, para subir la presión de admisión a valores bastante más elevados que los de serie (normalmente mediante válvula de pérdidas controladas, o bien alargando la varilla del actuador del turbo). En general, se utiliza siempre que al subir la presión de admisión mediante los métodos comentados aparezca un fallo registrado como sobrepresión de admisión o similar al pasar de determinado valor. Motores típicos en los que se suele instalar son los siguientes:

  • BMW 2.5 TD 115 cv motor 256T1
  • BMW 2.5 TDS 143 cv motor 256T1
  • Ford Focus 1.6 TDCI 109 cv motor G8DA
  • Opel Omega B 2.5 TD 130 cv motor 25DT
  • Range Rover P38 2.5 DT y DSE 136 cv motor 256TM
  • Nissan Patrol GR Y61 3.0 DI 158 cv motor ZD30
  • Land Rover Discovery 2.5 TD5 139 cv motor 10P
  • Land Rover Discovery 2.5 TD5 139 cv motor 15P
  • Toyota HDJ100 4.2 TD 201 cv motor 1HD-FTE con TGF
  • Etc...

Hay que dejar claro que el deslimitador de presion de turbo por sí mismo no sube la presión de admisión, sinó que permite subirla mediante otros métodos (los anteriormente comentados: válvula de pérdidas controladas, o alargando la varilla del actuador del turbo) sin que el motor entre en modo degradado.

¡Ojo, porque si el control electrónico del motor gestiona el turbo (tanto si es un TGF como un TGV) en modo regulado en vez de pilotado, es imposible subir la presión de admisión mediante válvulas de pérdidas controladas o alargando la varilla del actuador del turbo! En estos casos se aprecia que el motor igualmente acaba entrando en modo degradado, pero la presión se mantiene igual que de serie en todo momento. Para estos casos, si se desea subir la presión de admision, se debe instalar un controlador de presion de turbo para turbos regulados como el disponible pinchando AQUI. Muchos motores fabricados a partir de mediados de la década del 2000 gestionan el turbo en modo regulado, aunque es posible encontrar motores anteriores que ya lo gestionan de esta forma, así como motores posteriores que lo siguen gestionando en modo pilotado.

También es muy utilizado por clientes que han instalado un TGV en motores diesel con control electrónico que de serie llevan un TGF. A veces, incluso cuando el valor de presión mantenida con el TGV es inferior al valor a partir del cual el motor entra en modo degradado, se producen picos de presión elevados que sí pueden superar este valor. Este problema se agudiza al montar un TGV que no está bien ajustado, ya que pueden aparecer fácilmente picos de presión de 0.4 o 0.5 bar sobre la presión mantenida, entrando inmediatamente en modo degradado al acelerar bruscamente.

También tenemos numerosos clientes con problemas de entrada en modo degradado por sobrepresión tras una reprogramación de la ECU, especialmente en algunos motores del grupo VAG (por ejemplo los 1.8 turbo de gasolina de 150 y 180 cv). Por el motivo que sea, estos motores suelen ser propensos a este tipo de fallos, y el deslimitador de presión de turbo soluciona el problema de forma rápida e inmediata.

En general, cuando se reprograma una ECU (tanto en motores de gasolina como diesel) y se buscan valores mantenidos cercanos al valor máximo que es capaz de medir el sensor MAP, es fácil que aparezcan fallos por sobrepresión. El deslimitador de presión de turbo soluciona el problema sin tener que cambiar el sensor MAP por otro de mayor rango de medida, lo cual a su vez requiere reprogramar la ECU para adecuarla a los nuevos valores del sensor MAP. Si se buscan valores mantenidos mucho más altos que el valor máximo que es capaz de medir el sensor MAP, en motores de gasolina si puede ser interesante hacer el cambio de sensor MAP, pero en motores diesel no es necesario y en la mayoría de los casos basta simplemente con instalar el deslimitador de presión de turbo.

Otro uso menos frecuente es al sobrealimentar motores de gasolina atmosféricos mediante controlador de inyector adicional, especialmente en los que tienen sistema de inyección basado en el metodo "speed density" (también ocurre en los basados en caudalímetro, aunque es menos frecuente). En estos casos hay que instalarlo en el sensor de presión de admisión original, puesto que muchos motores de estas caracteristicas a partir de una ligera presión superior a la atmosférica lo detectan y cortan totalmente la inyección. Al superar ese valor umbral sin que corte la inyección, es posible dejar funcionar sin impedimentos al controlador de inyector adicional, obteniendo unos resultados sorprendentes e inimaginables.

El deslimitador de presión de turbo es totalmente ajustable, de forma que es posible subir la presión de admisión, pero sin perder ni un solo cv de potencia. Existen métodos caseros y productos de baja calidad genéricos (no ajustables) que efectivamente evitan que el motor entre en modo degradado... ¡pero a costa de sobrecargar las lineas de alimentación electrica de los sensores y de reducir notablemente la potencia máxima que proporciona el motor! ¿Que sentido tiene entonces subir la presión de admisión y que la potencia máxima sea menor? ¡Ninguno!

En todos los casos, tras la instalación del deslimitador de presión de turbo, recomendamos instalar un manómetro para poder monitorizar la presión de admisión, a ser posible con indicación visual o acústica cuando se ha llegado a un valor de presión regulable por el usuario. Por ejemplo, si un motor que funciona de serie a 1 bar relativo entra en modo degradado a partir de 1.25 bar relativos, y se desea subir a 1.5 bar relativos, recomendamos ajustar el aviso del manómetro a 1.7 o 1.75 bar relativos, por poner un ejemplo (es decir, siempre hay que dejar un margen de 0.2 o 0.25 bar sobre el valor mantenido).

El deslimitador de presión de turbo se instala habitualmente en el cableado entre el sensor MAP y la ECU, aunque en algunos motores se instala en el cableado entre el caudalímetro y la ECU. Todo depende del control electrónico concreto utilizado en cada motor, ya que algunos entran en modo degradado al detectar sobrecaudal de aire, mientras que otros lo hacen al detectar sobrepresión de admisión.

Podemos suministrar los deslimitadores de presión de turbo con conectores específicos plug and play para determinados motores con un pequeño sobrecoste (20.00 euros IVA incluido) sobre la versión de cableado estandar. Para más información sobre los conectores específicos plug and play disponibles pueden buscar en el buscador de nuestro sitio web, o contactar con nosotros.